MONTERREY TEL: (81)17-68-80-51,(81)17-68-80-52

VICTORIA TEL: (834)11-20-010

LESIONES DEPORTIVAS

LUMBALGIA

LA LUMBALGIA ES OTRO DE LOS PADECIMIENTOS MÁS COMUNES POR EL QUE ACUDEN LOS PACIENTES. TAMBIÉN ES CONOCIDO COMO DOLOR DE ESPALDA BAJA.

El dolor de la espalda baja o lumbalgia es algo que casi todas las personas llegamos a sufrir al menos una vez en nuestra vida. Las razones por las que se da este padecimiento son muy variadas, en la mayoría de los casos se origina posterior a un esfuerzo como levantar un objeto pesado de forma inadecuada o como en una caída en la que recibimos algún golpe de forma directa o indirecta en la región lumbar. También debemos de considerar cuestiones de postura, de hábitos al dormir, al caminar, al sentarse o al trabajar. Independientemente de la causa, la lumbalgia termina provocando inflamación y contractura muscular en el paciente.

El dolor lumbar lo podemos dividir en dos grandes grupos:

- El dolor lumbar puro. Se caracteriza por dolor en la región de la espalda baja y puede localizarse también en las nalgas. Este es un dolor mecánico originado casi siempre por sobrecarga de las articulaciones de la columna y por consecuencia de las estructuras musculares sin compresión de nervios.

- Dolor lumbociático o ciática. Es un dolor que inicia también en la región lumbar pero característicamente se corre por la parte posterior del muslo hasta llegar al talón o al dedo gordo por la planta del pie, se puede acompañar de debilidad y sensación de hormigueo o adormecimiento del muslo, la pierna o el pie. Este dolor es consecuencia de una compresión de nervios que puede deberse a una hernia de disco, una inflamación o una obstrucción del canal medular.

El diagnóstico lo hacemos mediante exploración física, radiografías y resonancia magnética nuclear.

Afortunadamente, alrededor del 95% de los casos totales corresponden a lumbalgias mecánicas sin compresión de nervios por lo que responderán en su etapa inicial a analgésicos desinflamatorios, reposo y rehabilitación física. Sin embargo, una vez pasada la etapa aguda lo más importante es el cambio de estilo de vida incorporando a la vida diaria y laboral rutinas de cuidado lumbar que están encaminadas a no sobrecargar la zona. Además, se recomienda iniciar con una rutina de ejercicios supervisada haciendo énfasis en el fortalecimiento de la musculatura abdominal y lumbar.